San Juan-Opinión

La tensa relación entre China y Taiwán ¿Estados Unidos un gigante en modo de aliado?

Compartir en tus redes

La doctrina Zhdánov decía; dos mundos actualmente separados entre sí, que no tienen contacto (EE.UU – China) si lo tienen, antes la Ex-Unión Soviética. (UR.SS.), en su mínima expresión lo tenían.

Por el Lic. Prof. Fernando A. Ocampo Bravo

Esta semana visitó Taiwán la Presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, siguió su gira en Asia a Corea del Sur, la reacción de China por la visita de la representante del Gobierno EEUU, no se hizo esperar.

No podemos olvidar, que en 1949 el triunfo del partido comunista con Mao Zedong, la revolución que le permite acceder a la China continental a los comunistas, lo nacionalistas liderados por Chiang Kai-shek, escaparon a la isla de Formosa, actualmente denominada Taiwán.

Históricamente, la guerra civil de China, que se había iniciado en 1927, continuó tras la II Guerra Mundial y, pocos años más tarde, las tropas del gobierno de Chiang Kai-shek fueron derrotadas por las fuerzas comunistas lideradas por Mao Zedong. Chiang y lo que quedaba de su gobierno nacionalista del Kuomintang (KMT) se refugiaron entonces en la isla de Taiwán, en 1949, proclamando la República de China en ese territorio, defendiendo que seguían siendo su gobierno legítimo.

Este grupo de personas, a las que se conoce como chinos continentales y que contaba con cerca de millón y medio de personas, dominó la política taiwanesa durante muchos años, aunque sólo representa el 14% de la población.

Tras heredar una dictadura de facto, y enfrentando la presión de la sociedad contraria al régimen y un movimiento democrático naciente, el hijo de Chiang, Chiang Ching-kuo, empezó a permitir un proceso de democratización en la isla.

El presidente Lee Teng-hui, conocido como el «padre de la democracia» en Taiwán, lideró los cambios constitucionales que llevaron a la apertura política y que eventualmente conllevaron a la elección del primer presidente no ligado al KMT, Chen Shui-bian, en el año 2000.

China considera a Taiwán como una provincia rebelde, no está dispuesto a que se declara la independencia de China.

Los Estados Unidos, le vende armas actualmente a Taiwán, EE.UU., reconoce a China Popular en el continente como a Taiwán como nación independiente, aunque nunca ha habido una declaración de independencia formal de Taiwán, las relaciones diplomáticas estos años ha sido de rango menor las visitas casi siempre son en Washington, más que en Taipéi la capital de Taiwán. Gran parte del potencial nuclear de China está al frente de la isla de Taiwán como medio disuasivo.

Pelosi, siempre fue unas de las más férrea opositoras desde su inicio en la política al régimen comunista. Tiene una agenda muy fuerte de apoyo a Taiwán. Ella es la Presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU., nuestro símil a la Cámara de Diputados, ella tiene sus autonomía y no puede ser controlada por el departamento de Estado de EEUU, seria nuestra cancillería, este último depende del Gobierno Federal. La visita de Pelosi a Taiwán no puede escalar mucho más allá.

Por otro lado,  la doctrina Zhdánov promueve la solidaridad y la asociación de los países comunistas que se oponen al conjunto del Occidente capitalista e imperialista. (dos mundos separados entre sí, que no tienen contacto), la guerra fría entre la UR.SS. y los EE.UU.  En este caso China necesita de EE.UU. y viceversa actualmente, sus tecnologías y la capacidad de manufactura China, es intrínsecamente necesaria. Son peleas de un matrimonio mal avenido, que realmente no se ve un conflicto a gran escala en lo más inmediato. Como lo que si fue, la crisis de los misiles cubanos en 1972 que pudo realmente haber llegado. Las represalias de China sobre Taiwán; “…Unos 27 cazas incursionaron la zona de defensa taiwanesa. Las maniobras comienzan este jueves en curso y serán con munición real….”. Aseguro el Ministerio de Defensa Chino.

Ninguno de los dos bandos EE.UU. y China, quiere que se renueve esta situación y quedaría en el olvido sin duda.

Tenemos vigente el conflicto entre Rusia y Ucrania, China mira todo esto de reojo solamente por ahora, no toma partido por uno o por otro, sin embargo, la visita de Pelosi en provocadora en estos tiempos, no olvidemos que China quiso mediar las primeras tres semanas del conflicto entre Rusia y Ucrania, no teniendo respuesta efectiva de Moscú, entendiendo que China podría haber mediado por el calibre comercial y amistad entre estos países, en contrario sensu eligió a  Turquía, que si acepto la mediación entre Ucrania y Rusia.

No es menor, que el Presidente Chino, Xi Jin Ping, está pasando ahora en China, una contingencia adversa,  está en su renovación de su mandato, hay serios problemas en económicos en China, por primera vez en décadas, no cumple sus metas de crecimiento económico, tiene serios problemas de control interno, por temas sanitarios como Covid-19…etc, el mundo no está para peleas, estamos en una pre recesión mundial.

China es una súper potencia debemos recordar eso, los grandes actores globales en este tiempo son China y EE.UU., no estanos ahora en la guerra fría, no es ese escenario, ahora tenemos múltiples asociaciones, multi y bilaterales económicamente hablando. Esto diluye el poder de ambos y es lo que ellos hacen para que no haya un mundo dividido, eso los mantiene con poder y dignidad en el globo. China le falta bastante para llegar al calibre que tiene EE.UU., en defensa militar aun, pero se está reforzando a pasos agigantados.

Estamos volviendo a un mundo con facciones muy antagonistas, parecido a antes de 1914, países medianos y grandes como actores relevantes en el escenario mundial entrelazándose con las potencias mundiales.

Las grietas existirán y seguirán existiendo en el mundo, claramente tratando de mejor en este ámbito. El denominado  soft power (poder suave), siempre va a colisionar con el Hard power (poder duro), hay un nuevo proceso de poder, que se le señala como Smart Power (poder inteligente), este último es el más abordado de los paises, como base el comercio mundial. Estos choques de poder son más rutinas que excepción en la guerra fría eran generadoras de una gran crisis, hoy por hoy, son largas rutinas.

Vemos la muerte del número uno de Al Quaeda por parte de EE.UU., Ayman al Zawahiri ,la operación estadounidense en Afganistán tomó varios meses de trabajo de inteligencia para rastrear a la familia del terrorista a Kabul e identificar el objetivo, según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby.

Son procesos de poder multidimensionales que está pasando a la vez  en el mundo.

En resumen; Taiwán queda con una enorme economía, tecnología y unas fuerzas armadas bien apertrechadas, menores a China obviamente, Si en caso hipotético: ¿ China invade a Taiwán, los EE.UU, defenderá a su aliado ?. Todas las grandes potencias no siempre la cumplen. Debemos entender que no está en el interés de nadie que China invada a Taiwán, los viajes turísticos por ejemplo entre visitas a familiares de la China continental a Taiwán y viceversa, son enormes. Lo primordial entre estos dos bandos ideológicamente opuestos son sus relaciones comerciales y eso es un punto relevante hoy en día.

Se re afirma, que la administración Biden, está dispuesto a defender la isla de Taiwán, aunque esto ya estaba en un papel firmado desde antes en un convenio internacional. EE.UU., como potencia mundial tiene intereses globales, en el  ayudar a Ucrania y a Taiwán, sino a sus interés como potencia, y es ahí, en la cuenca del Pacifico y no Europa, siguen dando fuerza y poder a sus aliados del Pacifico y eso para nosotros los latinoamericanos, es muy importante.

Publicado el Miércoles, 03 de Agosto de 2022