San Juan-Gobierno Provincial

Importancia de la familia generadora del cuidado de la salud de sus miembros

Compartir en tus redes

El Ministerio de Salud Pública del Gobierno de San Juan, desde la Dirección de Materno Infancia, a cargo de la Dra. Sandra Merino, actúa desde un rol preventivo y promotor de nuevos aprendizajes en las distintas etapas de la vida con la adquisición de nuevos conocimientos, destrezas, actitudes, habilidades comunicativas, autoconocimiento. El acompañamiento y cuidado abarca desde el embarazo, nacimiento y crecimiento de ese niño hasta la adultez.

La familia es la principal fuente de apoyo social de las personas. Quienes viven en familias donde hay un alto grado de apoyo familiar y tienen buenas relaciones, tienden a ser físicamente más saludables, se recuperan más rápidamente de las enfermedades y viven más tiempo.

Es por eso que desde salud se promueven cambios positivos y saludables en la familia, en cadauno de sus miembros para garantizar la salud física y psíquica de los niños en los primeros años de vida hasta su adultez, a través de la incorporación de hábitos saludables en el día a día.

A su vez, se busca fortalecer vínculos sanos en los adultos que cuidan y tienen a cargo la crianza de un menor ya que de esta manera, traerá como consecuencia una infancia saludable.

Es muy importante acercar herramientas a la familia para que los adultos puedan criar a niños en ambientes sanos, libres de violencia, propiciando un entorno sano física y mentalmente.

Debido a esto, las profesionales Marina Pueyo, Pamela Femenia, Julieta Quinteros, Ana Zimmerman y Silvina Dohmen, hablan sobre la importancia del cuidado de la salud de los adultos como así también, resaltan el valor de la formación de una red que contenga a los mismos para que de esta manera se logre una crianza y cuidado basados en el respeto.

El acompañamiento

La psicopedagoga Pueyo habla sobre la importancia del acompañamiento y menciona que «cuando en los momentos difíciles la familia se acompaña desde la empatía, es decir poniéndose en el lugar del otro, está llenando en los niños una caja con las mejores herramientas que dispondrá para toda su vida”.

“Acompañarse en los momentos buenos y no tan buenos; en las alegrías y también en sus tristezas y frustraciones. Eso une y fortalece a las familias puesto que, nuestros actos no son en vano. Como personal que hacemos a la salud, animamos a las familia a estar presentes de manera cariñosa en la vida de sus miembros y sobre todo, en la vida de los más pequeños. Ese el tesoro más valioso que pueden ofrecerle para el resto de su vida”.

El rol de la familia en la red de apoyo

Con respecto a esta temática, la Lic. Pamela Figueroa agregó que «desde el Ministerio de Salud, se propone fortalecer el vínculo a través de diversas herramientas como la educación y el acercamiento a la salud”.

“En las sociedades actuales, no podemos definir a la mamá como la única cuidadora ya que el cuidado del niño involucra a toda la familia. Con esto nos referimos a personas que forman una red de apoyo como amigos, vecinos o familia”.

“Es importante destacar que la responsabilidad de crianza no solo corresponde a la mamá sino también papá, abuelos, vecinos, hermanos o tíos”.

Prosiguió: “Hay que tener en cuenta que existen diversos hogares donde predominan diferentes figuras de cuidado, los contextos de cuidado no siempre tienen que ser familiares, es muy importante que todas las personas que estén a cargo de menores puedan cuidar de ellos sin importar los vínculos sanguíneos”.

“Nuestro rol como personal de salud se basa en brindar herramientas a cualquier persona que cumpla dicho rol de cuidador ya sea madre, padre, abuelo, entre otros. Que a su vez, estará acompañado por otros adultos encargados de sostener a este adulto en todas sus necesidades”.

La familia y la salud

“Lo que hay que rescatar en el día de la familia es esta conciencia de responsabilidad, un niño pequeño necesita de un adulto saludable, contenido por otros miembros adultos que a su vez, cuiden y velen por la salud de ambos. El cuidado de todos los miembros, resulta importante para también tener una infancia sana. Si entre todos nos cuidamos podremos llevar una vida armónica y saludable”

“Asimismo, como equipo de salud, necesitamos que confíen en el centro de salud y puedan acercarse a pedir ayuda al personal en caso de que lo necesiten. Adultos sanos, niños sanos”.

Hábitos saludables en la familia

Por otro lado, la licenciada Quinteros hace hincapié en la importancia de educación con respecto a los hábitos saludables, “la alimentación también es fundamental, hay que educar a los adultos en hábitos alimentarios para que así el niño pueda replicar ese ejemplo. Informar a la familia en las consecuencias que tienen los malos hábitos.”

Y continuó diciendo: “Se propone acciones sencillas que generen cambios a toda la familia. Los hábitos aprendidos en familia, se van hacer más efectivos en los niños, hay que predicar con el ejemplo.”

Finalmente, desde el Ministerio de Salud Pública se proponen constantemente acciones que ayuden a todos los miembros de la familia en la salud física y mental:

  • Tomar agua
  • Realizar ejercicio físico
  • Tener un alimentación saludable
  • Aprender a buscar ayuda cuando la necesitan
  • Realizarse los controles médicos tanto niños como adultos
  • Disminuir el tiempo frente a las pantallas
  • Dormir bien
  • Expresar lo que sienten
  • Ayudarse en las tareas de la casa
  • Cocinar juntos
  • Compartir más tiempo juntos de recreación, paseos al aire libre, juegos.
  • Conversar más.

La familia es un contexto de desarrollo y socialización para los hijos y al mismo tiempo de desarrollo y de realización para los adultos. Como agente de socialización la familia aporta un sano crecimiento en las conductas básicas de comunicación, diálogo y simbolización.

El Ministerio de Salud Pública trabaja denodadamente desde todas las áreas de incumbencia en la salud y el acompañamiento de las familias. Esta tarea encabezada y guiada por la ministra Alejandra Venerando, se realiza en todos los centros de salud y hospitales, con el claro objetivo de velar por el bienestar en los vínculos entre todos los integrantes del grupo familiar.