San Juan-OSSE

¿Cómo se potabiliza el agua que se consume en el Gran San Juan? Cuida el agua potable

Compartir en tus redes

La calidad del agua es clave para que la provincia de San Juan pueda desarrollarse. Por eso, en OSSE realizan un proceso de Potabilización que vuelve el agua cruda en condiciones aptas para el consumo humano, garantizando la calidad del agua conforme a Código Alimentario Argentino.

El mayor conglomerado poblacional de la provincia, Gran San Juan, que comprende los departamentos Capital, Chimbas, Rawson, Rivadavia, Santa Lucía y parte de Pocito se abastece del agua potable que es tratada en la Planta de Tratamiento de Agua Potable Marquesado, ubicada en el departamento Rivadavia.

Este establecimiento potabilizador fue inaugurado a finales de la década de 1950, precisamente el 12 de septiembre de 1959 y hasta la actualidad es la principal fuente de potabilización, comparada con los otros sistemas potabilizadores que existen en la provincia de San Juan.

Tiene la función de captar, tratar, potabilizar y distribuir el agua que abastece a la población del Gran San Juan; y su capacidad de producción máxima por día es de 280.000 metros cúbicos, una media de 190.000 y una mínima de 155.000 metros cúbicos por día.

La materia prima es el agua que produce el deshielo que cae desde las altas cumbres de la Cordillera de Los Andes. El asentamiento urbano del Gran San Juan, enclavado en el Valle de Tulum es regado por uno de los principales ríos de la provincia: el río San Juan. Éste, tiene una longitud de 500 km y es de régimen irregular ya que su caudal aumenta en la época de deshielo, es decir en primavera y en verano.

Al llegar al Valle de Tulum alimenta sistemas artificiales de regadío, por lo que se han construido diferentes obras hídricas, como son los diques Caracoles, Embalse Quebrada de Ullum, el Nivelador Ignacio de la Roza y también, el Partidor San Emiliano.

El proceso de potabilización del agua consta de varias etapas:

1. Captación de agua

La Planta Potabilizadora utiliza como fuente el agua cruda del río San Juan que es captada por medio de las siguientes tomas:

Galería Filtrante: está emplazada agua arriba del dique Ignacio de la Roza, en el lecho del río San Juan. El agua que pasa por aquí es filtrada durante la captación y conducida mediante una cañería de 750 milímetros de diámetro, directamente a una de las cisternas del Establecimiento Marquesado, recibiendo allí la desinfección.

  • Obra de Toma sobre el dique Ignacio de la Roza. Conducto 900.
  • Obra de Toma sobre el dique Partidor San Emiliano. Conducto 1.200.
  • Obra de Toma sobre el canal del Estero: A su vez recibe el aporte de las perforaciones de Zonda – Conducto del 1.500.
  • Tres Perforaciones en la zona del Pinar: Destinadas a reforzar la alimentación de agua cruda que ingresa al establecimiento Marquesado. Por su condición natural no pasa por el proceso de clarificación, pues este agua ya está filtrada. Aporta un caudal del orden 1.800 metros cúbicos por hora. Este valor representa un 30% de la producción actual del Establecimiento.

2. Desbaste

Gracias a rejas instaladas en lugares específicos se retiran sólidos de mayor tamaño del agua.

3. Coagulación y floculación

En esta etapa se trabaja en reducir la concentración de microorganismos hasta lograr concentraciones aceptables para el consumo humano, según normas vigentes. Para eso se agregan al agua un agente coagulante que permite agrupar y aumentar el peso de las partículas más pequeñas del agua para que sedimenten durante el proceso de decantación.

4. Decantación

Se separan del agua suciedades y otras partículas coloidales formadas en la etapa anterior y van cayendo (sedimentando) al fondo del decantador, mientras que el agua limpia queda en la superficie, y pasa a la siguiente etapa.

5. Filtración

Se retienen los sólidos más finos contenidos en la mezcla líquido-sólido y sólo se deja pasar agua con la calidad física determinada por normas vigentes.

6. Desinfección

La desinfección o cloración actúa sobre la carga bacteriológica con el objeto de reducirla a valores tales que no signifiquen un riesgo para la salud y garanticen la calidad del agua.

7. Almacenamiento

Luego el agua es conducida a las reservas de un almacenamiento donde permanece para que el tratamiento con el cloro sea efectivo.

8. Distribución

Finalmente, el agua potabilizada es evacuada de las cisternas, en algunos casos mediante sistemas de bombeo y en otros por gravedad, para ser distribuida en el Gran San Juan.

Cabe destacar que además de la Planta de Marquesado que alimenta al Gran San Juan, contamos con 14 plantas potabilizadoras ubicadas en los diferentes departamentos y 102 perforaciones de refuerzo que permiten abastecer a más de 742.776 usuarios.

En el siguiente video, puedes ver el desarrollo de cada etapa del proceso de agua potable.

Si te interesa más el tema, descarga este folleto con el detalle de cada etapa del proceso

https://drive.google.com/file/d/1cs44fVhZGKQvc_RB8fmFsMJOzK5ygu_r/view?usp=sharing