San Juan-UNSJ

Se mantendrá un alto grado de virtualidad en la UNSJ

Compartir en tus redes

En los últimos días hubo reuniones en las distintas Unidades Académicas que conforman la UNSJ para establecer un panorama de ellas de cara al presente año en el que continúa la pandemia COVID 19. Por ello, tal como estaba previsto desde la semana pasada, esta mañana se reunió el Consejo Superior de esta Casa de Estudios para evaluar esos informes y, de acuerdo a ello, presentar un documento con propuestas para dar mandato a los miembros paritarios que se reunirán el próximo viernes. Esas propuestas hablan de mantener en este 2021 “un alto grado de virtualidad” en las actividades de la UNSJ.

El escrito dice que “la actividad de enseñanza se desarrollará en modo virtual para todo lo relacionado con el dictado de clases y las respectivas evaluaciones y, en modo presencial, lo aprobado por la Res 1/2021-CS, extendiendo al ciclo 2021 la habilitación para el desarrollo de prácticas de laboratorios, talleres, gabinetes, viajes de campo, recomendándose reducir el número de éstas a un mínimo, apelando al concepto de prácticas integradoras”.

También el documento dice que habrá clases y evaluaciones presenciales en los últimos dos años de cada carrera, donde el número de estudiantes sea reducido y acorde al cuerpo docente y espacio disponible. Podrá haber además “encuentros presenciales con estudiantes, priorizando a los de primer año y a quienes no acceden a la virtualidad, con fines de contención y/o actividades puntuales, acorde al cuerpo docente y espacio disponible, con coordinación supervisada y controlada por cada departamento”.

El texto aclara que, de las actividades habilitadas, “cada Unidad adoptará las que sean compatibles con la naturaleza de sus áreas epistemológicas, los recursos humanos, materiales y edilicios disponibles, etc., lo que deberá ser resuelto por los respectivos Consejos Directivos, con participación de los departamentos de enseñanza”.

Investigación y Extensión

Para estas áreas, se habilita realización de “prácticas en laboratorios, talleres, gabinetes, campo, etc., imprescindibles para el avance de los proyectos”. Además, sugiere la “concurrencia voluntaria de investigadores y becarias/os a los lugares de trabajo, en grupos reducidos y en días y horarios alternados, para permitir el encuentro de los equipos de investigación”. Sin embargo, “en toda la medida de lo posible, deberá optarse por la modalidad de teletrabajo”, señala el documento.

De acuerdo a cada realidad

El texto indica que, de las actividades habilitadas, “cada Unidad adoptará las que sean compatibles con la naturaleza de sus áreas epistemológicas, los recursos humanos, materiales y edilicios disponibles, etc., lo que deberá ser resuelto por los respectivos Consejos Directivos”. Además, instituye: “Todas las actividades deberán desarrollarse con apego estricto a los protocolos vigentes (Res. 39/20-CS)” y que “deberá garantizarse las medidas de desinfección y la provisión de elementos para ello”. La propuesta del Consejo Superior anuncia que “todas las medidas que se adopten podrán sufrir cambios, en función de la situación sanitaria y el avance del proceso de vacunación”.