San Juan-Arzobispado

Protocolo para las actividades en la Arquidiócesis de San Juan de Cuyo

Teniendo en cuenta lo publicado el 4 de setiembre en la página oficial del Gobierno de la Provincia, establecemos los siguientes criterios y normativas respecto de las actividades en Templos e instalaciones parroquiales.
Apertura de templos

  • Los Templos y Lugares de Culto y Oración, podrán estar abiertos para la visita personal de hasta el 40 % de la capacidad de los bancos. La franja horaria se establecerá en cada lugar de lunes a domingo entre las 8 y las 20 horas, de acuerdo a las posibilidades de dar cumplimiento a estas normas. No es necesario que el Templo esté abierto todo ese tiempo.
  • Se cuidarán las disposiciones respecto del distanciamiento entre quienes ingresen. Además habrá que disponer de alcohol para la higiene de las manos.
  • No se deberá tocar las imágenes, ni habrá recipientes de agua bendita. Tampoco habrá cancioneros ni hojas sueltas que puedan ser manipuladas por varias personas.
  • Las puertas de los templos estarán siempre abiertas con el fin de evitar la manipulación de manijas.
  • Contar con la ayuda de personas responsables que puedan organizar el cumplimiento de las normativas de capacidad y distanciamiento.
  • La Secretaría de cada comunidad atenderá en horarios acotados manteniendo los criterios establecidos de distancia entre las personas. Se podrán anotar intenciones para las misas celebradas por los sacerdotes sin asistencia de fieles.

Asistencia a los fieles

  • Los Ministros podrán atender a sus feligreses de modo individual guardando la distancia estipulada, y sin contacto físico. Esta asistencia es factible realizarla en el mismo Templo, en un aula, sala o al aire libre. También es indispensable el uso de tapa boca o barbijo tanto para el Ministro como para la persona que se acerca a él.
  • El mismo criterio se tomará para el sacramento de la Reconciliación y para dar la comunión a quienes lo soliciten, que se dará únicamente en la mano.
  • Los ministros podrán asistir a los enfermos graves y en peligro de muerte con el Sacramento de la Unción de los Enfermos, guardando y respetando las normas de higiene que establezca el establecimiento sanitario (hospitales y clínicas).
  • Los ministros podrán asistir a los funerales siempre que la familia lo solicite, a través del rezo de un responso y/o una oración breve.
  • Se recomienda que los mayores de 60 años no asistan a los templos ni a las celebraciones religiosas.

Celebraciones Litúrgicas o Religiosas

  • No se podrán realizar Celebraciones comunitarias con participación de fieles: misas, celebraciones de la Palabra con distribución de la Comunión, bautismos, casamientos, etc.
  • Solicitamos, en la medida de lo posible, realizar celebraciones por los Medios de Comunicación habituales o virtuales para favorecer la atención espiritual y pastoral de nuestros fieles durante este tiempo.
  • Se podrá mantener el Santísimo Sacramento expuesto durante el horario de apertura del Templo.
  • Continúa la dispensa del Precepto Dominical hasta nuevo aviso.
  • En todos los casos los fieles deben ingresar y mantener colocado el tapa boca o barbijo.
  • Se podrá disponer de una alcancía para la ofrenda económica de los fieles. • Cada comunidad preverá la limpieza y desinfección del lugar.
    Otras disposiciones
  • Se solicita a los fieles ser responsables con el cuidado de sí mismos y la salud de los demás. Es importante motivar a que cada uno acuda a la Parroquia más cercana a su domicilio.
  • Los Párrocos o Rectores de Iglesias y Capillas, serán los responsables de dar cumplimiento a estas disposiciones. En los lugares en los cuales sea necesario, deberán contar con un grupo de voluntarios que ayuden a organizarse para respetar las indicaciones.
  • Continúa la postergación de celebraciones masivas en el interior de los Templos o en la vía pública. El mismo criterio de suspensión se mantiene respecto de reuniones de grupos y catequesis, para lo cual motivamos el uso de medios virtuales.
  • La atención a los pobres por medio de Caritas, merenderos y comedores, continuará del modo en que se viene desarrollando.
  • En cada Parroquia, de acuerdo con las autoridades departamentales, establecer vínculos de cooperación de voluntarios, ofrecer lugares para vacunación u otras necesidades locales.

Padre Jorge Eduardo Lozano
Arzobispo de San Juan de Cuyo

Fray Carlos María Domínguez OAR

Obispo Auxiliar de San Juan de Cuyo