San Juan-Gobierno Provincial

Prevención en los accidentes por ahogamiento

La Dirección de Materno Infancia del Ministerio de Salud Pública del Gobierno de San Juan brinda una serie de recomendaciones para evitar accidentes según la edad del niño.

Por ello, la Sección Adolescencia a cargo de la Dra. Andrea Weidmann y la Lic. Ana Zimmermann respectivamente, ponen en conocimiento de la población las medidas a tener en cuenta por los adultos para evitar los accidentes por ahogamiento.

Las medidas a tener en cuenta según la edad

De 1 a 4 años

  • No se debe dejar al niño solo en la bañera aunque tenga poca agua y sea por pocos minutos.
  • Las piletas de natación deben tener cerco y permanecer con la puerta cerrada,siempre.
  • Vaciar las piletas de plástico o depósitos de agua que no usen.
  • La mirada atenta, cercana y permanente del adulto es fundamental para evitar que los niños sufran lesiones en el agua.
  • Evitar dejar niños de esta edad al cuidado de otros menores o adolescentes, quienes por su etapa evolutiva no se encuentran en condiciones de asumir esta responsabilidad.

De 5 a 12 años

  • Es importante que los niños aprendan a nadar desde pequeños.
  • No deben nadar solos.
  • Se aconseja comenzar el aprendizaje de nadar a los 4 años.
  • Es conveniente la supervisión por un adulto con capacidad física adecuada.
  • En ríos, lagos y playas, elegir fugares con señalización y guardavidas.
  • No es seguro bañarse ni zambullirse en sitios desconocidos.

Adolescencia

  • El ahogamiento es una importante causa de lesiones en adolescentes.
  • Los adolescentes, incluso los que saben nadar, pueden ahogarse en ríos, lagos o mar. La causa principal es el incumplimiento de las pautas de seguridad.
  • No debe permitirse el baño en lugares no habilitados, ni zambullirse si la profundidad es desconocida. No nadar bajo los efectos del alcohol y nadar acompañados.
  • En nuestra sociedad es común el consumo de bebidas alcohólicas desde la adolescencia. Esto aumenta el riesgo de sufrir lesiones relacionadas con el tránsito, el agua y las agresiones físicas. Enseñar los riesgos del consumo y tomar recaudos para evitarlo.
  • Es fundamental educar con el ejemplo y tener en cuenta que la influencia del grupo de amigos condiciona a veces situaciones de riesgo.
  • Es importante la prevención desde la familia, conversar con los hijos acerca de las medidas necesarias de autocuidado y concientización de los riesgos den cada conducta asumida.