San Juan-Opinión

¿Por qué en Capital tenemos el nombre de la calle General Acha?

Por el Lic. Fernando Ocampo Bravo

Quien fuera un militar de actuación en las guerras civiles y quien fusilara a varios sanjuaninos en su tierra.

La Confederación Argentina del Ejército Federal del Oeste, comandada por José Félix Aldaoy Nazario Benavídez a favor del Gobierno Federalista de Rosas y por otro lado la Coalición del Norte, Unitarios comandado por Mariano Acha.

Tenemos unas de las arterias viales más grande de Capital en San Juan, Argentina, llamada “General Acha”, que cruza la capital sanjuanina de sur a norte, es importante saber que hizo especialmente, en el espacio geográfico de la Provincia.

General Mariano Antonio Acha, Buenos Aires, 11 de noviembre de 1799, Jarilla, en la provincia de San Luis, 16 de septiembre de 1841, fue un militar argentino, de notable actuación en las guerras civiles.

La batalla de Angaco, La Chacarilla y la ejecución de Acha

Acha tomó la Ciudad de San Juan el 13 de agosto sin combate alguno, y durante dos días se reaprovisionó.

Ante la toma de la Ciudad de San Juan, Benavidez se abasteció de 300 caballos y volvió con 400 hombres hacia la ciudad a marchas forzadas. Pasaron la noche en el paraje denominado potreros de Daniel Marcó, en el municipio de Albardón, limítrofe con Angaco.

El general Acha, conociendo el regreso de la columna de Benavídez, abandonó la ciudad y salió hacia el norte a su encuentro con un pequeño refuerzo conformado por unitarios sanjuaninos.

El 15 de agosto en la mañana, la vanguardia unitaria, el Batallón Brizuela, a cargo de Juan Crisóstomo Álvarez divisó el campamento federal, que se hallaba haciendo el rancho y con los caballos desensillados. Fue una sorpresa para ambos ejércitos, ya que no esperaban encontrarse tan pronto, ni en ese lugar. Álvarez inmediatamente dio la orden de atacar.

La batalla duró dos horas, tras las cuales las tropas de Benavídez, cansadas, hambrientas y mal dormidas fueron derrotadas. A pesar de que fue un triunfo, los unitarios solo lograron dispersar a sus enemigos.

Poco después de finalizar la batalla se divisó el polvo del grueso del Ejército Federal del Oeste, con su comandante José Félix Aldao, que ingresó por la quebrada entre el Pie de Palo y el Villicum.

Donde se unió al ejército del general Lamadrid en la marcha hacia Cuyo, como jefe de su vanguardia. Derrotó a las fuerzas de Nazario Benavidez primero y a las de José Félix Aldao después en la batalla de Angaco, a las puertas de la ciudad de San Juan, el 16 de agosto de 1841, en la batalla más sangrienta de las guerras civiles argentinas: murió aproximadamente la mitad de los hombres de cada bando. Su acción mereció todos los elogios, como los del general Paz en sus memorias, ya que había vencido con menos de la mitad de las fuerzas enemigas.

Pero enseguida malogró el éxito, olvidándose de las fuerzas que aún tenía el gobernador Benavidez, que lo atacó poco después en la llamada batalla de La Chacarilla. Tras tres días de resistencia, en que murieron varios de sus oficiales, entre ellos José Francisco Álvarez y Lorenzo Álvarez, debió rendirse, bajo promesa de respetar su vida.

Benavídez lo entregó a Aldao, que lo hizo fusilar por la espalda, el 16 de septiembre de 1841. Su cabeza fue cortada y expuesta en una pica, en las inmediaciones de la Posta de la Cabra, actualmente Jarilla, en la provincia de San Luis.

Acha en guerra en suelo de San Juan, según Videla, fusilo a 1.435 sanjuaninos en las dos batallas mencionadas. Es importante saber y entender historia de nuestras calles.

Propongo,“El cambio del nombre de esta calle capitalina”, incluso es más, en el tiempo del Intendente Marcelo Lima y del Secretario de Cultura de la época Luis Eduardo Meglioli, se propusieron cambiar la calle a “calle Bicentenario”, por los doscientos años de la Independencia Argentina, lamentablemente no próspero.

Recalco, sería propio y sanjuanino a mi entender, el cambio de nombre de esta avenida vital de la Capital y de la Provincia de San Juan.