Buenos Aires-Pinamar

Pinamar ya decretó que sus playas sean «libres de humo»

Todavía no terminó el día y Gastón Caminata ya realizó tres recorridas por la costa de Ostende, recolectando colillas de cigarrillos que los veraneantes dejan en la arena.

Probablemente no sea la última que realice durante la jornada para completar el promedio de 15 kilómetros que recorre diariamente y que lleva a cabo hace más de diez años.

Una misión que intenta repartir con las obligaciones del local gastronómico que administra junto a su familia.

Caminata se acuesta a las 3 de la mañana y se levanta a las 7 por esta causa, y lidera la ONG Big Human Wave, que busca fomentar la inversión en el cuidado del medio ambiente, llevar la temática a las escuelas y concientizar a la población a nivel global.

Con su campaña “Yo amo mi playa” busca inspirar a las personas para que se conviertan en “héroes ambientales”. “Nosotros predicamos con el ejemplo, por eso salimos a concientizar recolectando estas colillas que, además de contaminar 70 litros de agua cada una, tienen plástico y tardan siglos en descomponerse. En el año 2012 impulsamos la ordenanza sobre la prohibición del uso de bolsas plásticas y sorbetes, ahora en 2020 logramos que nuestras playas sean libres de humo”, relata y agrega que dan charlas, instalan ceniceros y trabajan “a pulmón”. Advierten que es alta la contaminación por plásticos en las playas.

Durante la tarde de ayer, en el Balneario Boutique de Pinamar, instalaron 17 ceniceros intervenidos por artistas, y recogieron basura plástica por la playa, uno de los elementos más contaminantes de los océanos.

La ordenanza 5576/19 expedida por el Concejo Deliberante de Pinamar en noviembre pasado, prohíbe fumar en sus playas y crea el programa Playa Libre de Humo, convirtiéndola en la primera ciudad con playas legalmente libres de humo en el país.

Este documento regula el consumo de tabaco con el fin de la prevención y asistencia de la salud pública y tiene como finalidad concientizar y llevar adelante políticas de cuidado del medio ambiente.

La Intendencia prevé realizar tres meses fuertes de concientización y comunicación durante esta temporada. Alberto Lamarque, secretario de Gobierno del municipio, explica que “la ordenanza está dividida en dos tramos: el primero es de dos años, donde se genera conciencia y se aplican todas las herramientas para llevarla a cabo. Las infracciones comienzan a regir en el segundo tramo, es decir, a partir del tercer año de la implementación de la normativa”.

En el sur, otro municipio que sigue los pasos de Pinamar es Puerto Madryn. La concejala Eugenia Domínguez presentó el martes la creación del programa Playa Libre de Humo. “Es muy importante que cuidemos las aguas y la arena de todo tipo de contaminación”, dice la funcionaria.

En las zonas protegidas, como El Doradillo, los daños de las colillas pueden afectar a las ballenas que llegan. Residuos letales Según un informe de 2017 de la OMS sobre el tabaco y su incidencia en el medio ambiente, se estima que se generan entre 340 y 680 millones de kilos de residuos procedentes del tabaco anualmente en el mundo.

Desde la década del 80, las colillas de cigarrillos representan hasta el 40% de todos los residuos que recogen por año las empresas de limpieza en costas y zonas urbanas a nivel mundial.

Estos residuos contienen más de 7 mil sustancias químicas tóxicas que se alojan, por ejemplo, en tuberías de agua potable, y algunas de ellas resultan cancerígenas para el ser humano.

Fuente Perfil