San Juan-Opinión

La explosión de la Pandemia COVID-19, los años en que estamos viviendo en peligro

Compartir en tus redes

Nadie sabe cuándo terminará a ciencia cierta. Con y sin vacuna cambio el mundo.

Por el Lic. Prof. Fernando A. Ocampo Bravo

Según estadísticas del 2018 en el mundo, somos 7.594 miles de millones de habitantes y seguimos aumentando la humanidad a la fecha, convivimos en todos los ámbitos posibles, somos vecinos y aunque hay diferencias marcadas en lo político, económico, en clases sociales, en lo cultural, razas, sexo y religiones, etc.., vivimos todos en este planeta Tierra. Somos hombres de nuestros tiempos, este año 2020 será sin duda recordado como el año en que vivimos en peligro, por nosotros mismos y nuestros contemporáneos, la contingencia sanitaria, nos remeció nuestras bases en la civilización mundial en todos los aspectos.

Esta crisis de salud, también se ha llevado personas hasta el momento, el mapa mundial del coronavirus es más de 31,3 millones de casos contagiados y más de 966.000 muertos.

Para entender mejor esta pandemia, es bueno ver la historia de la humanidad. El Covid-19, está luchando por entrar en la historia de las mayores pandemias, pero todavía tiene rivales más letales a lo largo de los siglos en la historia mundial. A mediados del mes de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS), se apresuró a calificar al coronavirus como una pandemia, una nomenclatura “al alcance” de muy pocas enfermedades que invita a la reflexión acerca de otras grandes pandemias de la historia de la humanidad.

Y es que este coronavirus no es algo nuevo, si bien es el primer gran virus en el S.XXI en aparecer sin cura inmediata.

A lo largo de la historia, muchas han sido las pandemias que han asolado a la humanidad, llevándose por adelante millones de afectados. Las cuales vemos:

Viruela

Un virus que lleva afectando a la humanidad desde hace 10.000 años. Su nombre hace referencia a las pústulas que aparecían en la piel de quien la sufría.

Era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa que llegó a tener tasas de mortalidad de hasta el 30%.

Se expandió masivamente en el “nuevo mundo” cuando los conquistadores empezaron a cruzar el océano afectando de manera terrible una población con defensas muy bajas frente a nuevas enfermedades, y en Europa tuvo un periodo de expansión dramático durante el siglo XVIII, infectando y desfigurando a millones de personas.

Sarampión

Se estima que el sarampión acabó con la vida de 200 millones de personas antes de que se encontrase una vacuna.

Precisamente antes de que la vacuna se introdujera en 1963 y se generalizara su uso, cada 2-3 años se registraban importantes epidemias de sarampión que llegaban a causar cerca de dos millones de muertes al año.

La “Gripe Española”

A pesar de que los primeros casos se dieron en Estados Unidos en 1918, esta gripe fue bautizada así porque España se mantuvo neutral en la Gran Guerra y la información sobre la pandemia circulaba con libertad, a diferencia de los demás países implicados en la contienda que trataban de ocultar los datos.

En plena I Guerra Mundial, la “Gripe Española” se extendió por medio mundo sin control, dejando a su paso entorno a 50 millones de fallecidos.

Peste negra

Esta pandemia asoló a Europa a mediados del siglo XIV transmitiéndose a través de parásitos como pulgas y piojos que vivían en ratas, otros roedores y en los propios humanos.

Se cree que una vez más la epidemia empezó en Asia y se dispersó hacia Europa aprovechando las rutas comerciales.

VIH

A pesar de que pueda parecer una enfermedad diferente a las anteriores, el virus de la inmunodeficiencia humana tiene una tasa de mortalidad del 80% si no se trata a tiempo.

Por el momento no hay cura, aunque sí cuenta con determinados tratamientos que pueden llegar a disminuir la enfermedad hasta casi eliminarla del organismo en los mejores casos.

* El postpandemia: La pregunta del millón del mundo y por ende de los países: ¿Nos enfocamos en la salud de la gente o en la parte económica que en el corto o mediano plazo dependiendo como estemos situados, nos afectará los empleos, etc..?.

Por la parte del desarrollo económico; la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) advirtió, que la crisis del COVID-19, pasará a la historia como una de las peores que el mundo ha vivido. La enfermedad pone en riesgo un bien público global esencial, la salud humana, e impactará a una ya debilitada economía mundial y la afectará tanto por el lado de la oferta como de la demanda, ya sea a través de la interrupción de las cadenas de producción -que golpeará severamente al comercio mundial- como a través de la pérdida de ingresos y de ganancias debido a un alza del desempleo y mayores dificultades para cumplir con las obligaciones de deuda.

En la Argentina, esto agravo más al país en lo económico, político y social, debilitando las arcas fiscales más de lo imaginado. Mientras el país ha dado una respuesta a la pandemia que ha sido alabada a nivel mundial, lamentablemente, estamos pasando cíclicamente, lo contrario en la actualidad en el país, la curva asciende y hoy por hoy tenemos estadísticascomo: 640.147 contagios y 13.482 muertes.

Por ejemplo, el teletrabajo, afectará con más despidos en las empresas a nivel mundial, se dieron cuenta que con menos empleados se hace lo mismo, en el desarrollo económico empresarial, no se necesitaría, oficinas ni empleados anexos, esto deberá reinventar a las personas en el mundo en lo laboral ó el estado hacerse cargo de esto. El mundo cambió radicalmente en lo económico. El internet, la fibra óptica, son esenciales en los países para trabajar en la actualidad, para allá, apuntaran las empresas y gobiernos nacionales y llevaran sus presupuestos para acrecentar estos servicios esenciales para la humanidad.Otro ejemplo; es el de Educación, las instituciones educativas se orientaron hacia recursos más integrales y diseñados pedagógicamente, por lo tanto;habrá una Educación semipresencial, un Apoyo de contenido educativos son asincrónicos, sin lugar a dudas la tecnología llegó para quedarse, el involucramiento de la familia es fundamental, todo esto es una coordinación monumental entre los estamentos educativos y políticos, para llegar hasta el último surco de la población, esto acarreará, tanto para los padres y/o apoderados y para el Estado aumentar su presupuesto para ayudar en esto. Ya se encuentra establecido que se trabajará bajo la modalidad “blendedlearning” en la que conviven las clases virtuales y presenciales.

Claramente, preocupa el impacto que el coronavirus va a tener sobre la economía, el empleo y en todos los sectores de la población.

Por la parte de la salud. La efectividad de los sistemas de salud dando respuesta a los enfermos más graves hasta que se contenga con medicamentos específicos, y el accionar de gobiernos y de la sociedad tendientes a mitigar la propagación del virus permiten albergar esperanzas de que hasta que dispongamos de una efectiva vacuna, decididamente no será la misma situación y por cierto todo será más controlado que en las epidemias de gripe de los siglos pasados.

Un escenario previsto por autoridades, en el tema es que la pandemia continuará por varios meses; incluso un par de años o hasta que el 60-70% de la población finalmente se infecte y genere un rebaño protector del resto.Abona esta hipótesis la reciente aparición de nuevos casos en países que ya consideraban agotada la pandemia.

Para concluir, los dos temas son  importantísimos, paso a paso, primeramente: La Salud y La Economía, deben ir de la mano en cada país.

Argentina tiene la capacidad para mitigar los efectos de esta pandemia, y construir una recuperación sólida, basada en un desarrollo sostenible e inclusivo, pero para ello necesita la ayuda de la comunidad internacional. La respuesta necesitará ser multidimensional, amplia y coordinada, en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, con el fin reconstruir mejor y no dejar a nadie atrás.

La clave en todo esto, es tener una vacuna de excelencia y que llega a todo el ser humano a nivel mundial, ¿Cuándo será es la pregunta de oro?; Las pruebas y fechas de los países abundan y no hay exactitud del caso.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud). “La vacuna contra el coronavirus no vendrá antes de 2022. La entidad de salud describió como «escenario más optimista» la primera llegada de vacunas a diversos países a mediados del próximo año, momento en el que se deberá dar prioridad a los grupos de salud y de mayor riesgo.Hasta entonces la población debe ser disciplinada». Debemos seguir con acciones que mitiguen esto, manteniendo como mal la llaman “la distancia social”, en este punto me quiero detener, “la distancia social” siempre ha existido, ahora más que nunca debemos estar juntos trabajando en erradicar este virus. La llamaría “distanciamiento físico”, es mejor, más apropiado y menos discriminador. También en el ocupar mascarillas, gel desinfectante, etc… La medida más efectiva, más barata y fácil de conseguir es lavarse las manos con agua y jabón al menos 20 segundos. Además es mejor para la piel que el alcohol o el gel desinfectante, que debería dejarse para cuando no es posible lavarse con agua y jabón. Hay que educar a la ciudadanía de esto. Por repetición y repetición, hasta que lo hagan de mutuo propio.

Ningún gobierno tiene todas las herramientas para aplacar esto en sus países, debemos recordar que todos los seres humanos, tenemos que salir de esto juntos. El mundo cambio después de esto, nuestros contemporáneos y países, lo están haciendo y lo harán.

Como se señalará, la pandemia no tiene color político, económico y social, nos afecta y afectará a todos, hasta encontrar en una vacuna eficaz. Debemos convivir, con el virus nos guste o no.