San Juan-FI de la UNSJ

Homenaje y reflexión sobre la profundidad del rol de las madres en tiempos críticos

El decano de la Facultad de Ingeniería, Dr. Ing. Tadeo Berenguer y su equipo de Decanato saludan y felicitan a todas las madres de nuestra comunidad con motivo de celebrarse mañana domingo, el Día de la Madre.

Durante este año tan crítico, mucho es lo que se ha escrito, investigado y hablado acerca de la sobrecarga mental, emocional y física que significa la femnización del trabajo dentro del hogar, sumada al teletrabajo que han asumido hombres y mujeres a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo, es imposible soslayar lo sucedido con las mujeres, puesto que la alta tasa de feminización del sostenimiento pedagógico de los hijos y de las labores domésticas, constituye un dato indiscutido en muchos países del mundo y por supuesto, en Argentina también.

Por estos motivos es tan importante la concientización general y la existencia de políticas de fondo y efectivas en la práctica, como por ejemplo, el otorgamiento de licencias con goce de salario o los horarios de desconexión para padres que realizan teletrabajo y tienen hijos menores de seis años y/o personas dependientes a cargo. La propuesta surgió a partir del análisis de situaciones que se viven en los hogares con niñas y niños pequeños o personas dependientes, con exigencia de teletrabajo. Los relevamientos muestran que las tareas de cuidado y domésticas siguen recayendo sobre las mujeres mayoritariamente, con consecuencias sobre su salud física y psicológica, como alertó el “Análisis inicial de las Naciones Unidas Covid-19 en Argentina: Impacto Socioeconómico Y Ambiental”, publicado en junio del corriente año.

La Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan, a través de múltiples iniciativas que están en consonancia con planes gubernamentales, líneas y programas de asociaciones como el CONFEDI y con el trabajo ininterrumpido de asociaciones y ONGs, brega diariamente para sostener y garantizar el ejercicio de una maternidad plena en madres trabajadoras. Pero en esta fecha en particular, rinde un homenaje a todas las madres de nuestra comunidad, desde el afecto más profundo.

Origen histórico

El Día de la Madre se ha instituido en nuestro país y en el mundo entero con el objetivo de recordar y tener en cuenta el importante rol de madre que cumplen muchas mujeres en la sociedad. Si bien en el pasado este rol se asociaba necesariamente con el género femenino y en consecuencia, se determinaba que a la mujer le correspondía casi de manera natural la función de madre, cuidadora, «pilar del hogar» y ama de casa, en el marco de la división social del trabajo, el empuje de movimentos feministas y los cambios que han modificado a la sociedad global, hoy se ha evolucionado mucho desde aquella concepción. En la actualidad está ampliamente extendida la idea de que la maternidad es un rol que se abraza de manera consciente y se sostiene con esfuerzos compartidos. Leyes, trabajos comunitarios, amplia teoría y literatura escritas fortalecen la noción de que el cuidado de los hijos no corresponde a uno u otro género exclusivamente y que el Estado y sus instituciones deben respaldar el rol materno y paterno con derechos y obligaciones.

El origen de la celebración del Día de la Madre se remonta a la Antigua Grecia, en donde se rendía honor a la diosa Rea, madre de Zeus, Poseidón y Hades. Los romanos, en tanto, homenajeaban a Cibeles, diosa de la madre tierra y fertilidad. Ante la llegaba del cristianismo se honró a la Virgen María, por eso la fecha elegida fue el 8 de diciembre, Día la Inmaculada Concepción. Pero fue en el siglo XIX cuando lograron establecerse por primera vez reuniones que conmemoraban a las madres y sus derechos. Esto ocurrió después de que miles de mujeres madres fueran ultrajadas durante la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, entre 1861 y 1865.Los esfuerzos de distintas mujeres en los Estados Unidos, encabezados por la poetisa Julia Ward Howe y Anna Jervis, fueron los que finalmente concretaron la constitución del Día de la Madre.

En la mayoría de los países se festeja en mayo, mientras que Argentina es uno de los pocos países, junto a Bielorrusia, que celebran en octubre. En nuestro país el origen se vincula con el calendario litúrgico que la Iglesia Católica utilizaba antes de la reforma del Concilio Vaticano II, que se extendió entre 1962 y 1965.

El 11 de octubre se festejaba la «Maternidad de la Virgen María» y para homenajear a las madres se elegía el domingo anterior o posterior con el fin de utilizar una jornada de descanso. Luego la fecha religiosa se trasladó al primero de enero y con el paso de los años, su vínculo religioso le cedió terreno al comercial y el Día de la madre pasó al tercer domingo de octubre.

En síntesis, el Día de la Madre se celebraba originalmente para clamar por la paz para la familia y para las madres en general. En la actualidad, la celebración se presenta como una oportunidad de compartir en familia y enaltecer una función que no es solo productiva desde la perspectiva biológica, sino que implica una construcción en múltiples sentidos, que es base para la formación de toda la estructura psíquica, emocional y social de las personas.