San Juan- Federación Sanjuanina de Karate

Clases de Karate

La Federación Sanjuanina de Karate, afiliada a la federación Argentina de Karate abre las puertas de una escuela de tan importante disciplina.

Las clases se desarrollan los martes y Jueves, de 18 a 19 hs.; en un Gimnasio ubicado en Avda. Benavidez, entre Colón y América, Departamento Chimbas.

Las mismas están destinadas a niños, jóvenes y adultos, las cuales tienen un costo mensual.

Los interesados pueden comunicarse al celular 2644166715 o concurrir al gimnasio para conocer más sobre la propuesta.

Datos de Voces Paralelas

La práctica del karate, como de cualquier arte marcial, enseñado de forma progresiva, y debidamente planificado, y valorado conlleva en los niños un sinfín de beneficios. Tanto para niños como para adultos, los principales beneficios del entrenamiento en karate incluyen tanto la salud del cuerpo, como la de la mente junto a la obtención de una actitud consciente, reflexiva y respetuosa.

  • Desarrolla la concentración, el auto control, y la confianza en uno mismo.
  • Pone el cuerpo en forma y mejora la coordinación.
  • Aumenta la fuerza, la rapidez y la flexibilidad.
  • Enseña a respetar a los compañeros y a trabajar en equipo con humildad.

De forma resumida, los beneficios del entrenamiento en las artes marciales Budo en los niños, son:

  • Si son bastante intranquilos se calmarán un poco, ya que aprenderán a canalizar su energía y también a respetar a los demás compañeros, por la disciplina que obtienen con la práctica del mismo.
  • Ayuda a los niños y niñas a superar paso a paso la timidez que puedan tener, y a buscar el apoyo de sus compañeros para interactuar con ellos y ayudarse entre sí.
  • Si se adaptan al modelo de kumite deportivo o al punto, aprenderán a superar sus miedos, y si participan en la modalidad de kata desarrollarán la mente y el cuerpo, superando el miedo a actuar en público.
  • Respecto a la competición, se inculca inicialmente a los niños que es un juego, que la calidad de lo hecho debe que ser bueno, y que no hay ni mejor ni peor; simplemente hay que disfrutar de lo que se hace y eso debe ser transmitido desde el “sensei” o instructor, hacia el niño desde que son pequeños. Esto les ayudará a desarrollar la humildad, la valía y el respeto por los demás en la competición.
  • También se ayuda a llevar una vida sana, a adquirir buenos hábitos de vida, sobre todo si se participa en alta competición, ya que, aparte de entrenar, se debe cuidar mucho más la alimentación, y las horas de sueño.

Los niños y las niñas a los que les guste este arte marcial deben comenzar a practicarlo en la edad más temprana posible, o especialmente en la adolescencia, lo que les ayudará a concentrarse mejor a la hora de estudiar, mejorando la toma de decisiones, y a tener una buena disciplina en el colegio, respetando a sus compañeros, y superiores.

Al adulto, la práctica ha de proporcionarle una mejor calidad de vida, preparándole para la vejez, y un espacio donde reflexionar y desarrollar aún más, su inteligencia emocional.